Sports Illustrated, revista mundialmente conocida (y no precisamente por sus publicaciones deportivas) anunció ayer que ha eliminado varios artículos de su sitio web tras descubrirse que estaban escritos por inteligencia artificial. Decenas de redactores inexistentes han sido despedidos.

La proliferación de ChatGPT ha dado pie a la llegada de miles de blogs y webs de noticias con textos escritos por la inteligencia artificial (insistimos, Diario IA no es uno de ellos, el que escribe estas líneas se llama Anthony Coyle, 😉 búscame). No obstante, que una revista fundada en 1954 (mundialmente conocida por su top anual de mujeres más bonitas en bikini, sí) haya cometido la osadía de crear un equipo de redactores inexistentes (¡y sin avisar a los lectores!), uf, eso es nuevo: hasta ahora no había precedente de semejante escándalo en el mundo del periodismo.

Relacionado: ¿Sirve de algo gritarle a ChatGPT?

Escándalo IA en Sports Illustrated: la revista elimina a su equipo de redactores falsos generados con inteligencia artificial

La voz de alarma la dio ayer la publicación Futurism con un reportaje titulado Sports Illustrated publica artículos falsos generados por inteligencia artificial. Futurisim descubrió que Sports Illustrated albergaba numerosos contenidos firmados bajo nombres de autores falsos e imágenes de perfil generadas por inteligencia artificial. La confirmación del escándalo vino por parte de la propia revista: Sports Illustrated borró dichos contenidos hechos con IA (así como los perfiles de sus inexistentes creadores) al ser contactada por Futurism durante la elaboración del reportaje.

Uno de los redactores inexistentes de Sports Illustrated, cuya foto de perfil estaba generada con inteligencia artificial.
Uno de los redactores inexistentes de Sports Illustrated, cuya foto de perfil estaba generada con inteligencia artificial / Imagen: Futurism.

Sports Illustrated había publicado repetidamente artículos firmados por autores cuya presencia online fuera de la revista era inexistente. Ni LinkedIn tenían los redactores falsos. Además, todos los artículos estaban acompañados de fotos de perfil generadas por IA que Futurism encontró a la venta en mercados digitales que venden fotografías de perfil generadas por IA.

Aunque los artículos han sido borrados de la web de Sports Illustrated, se puede acceder a las versiones archivadas en la web Wayback Machine (una suerte de máquina del tiempo de internet). Las versiones archivadas de los artículos en cuestión revelan una redacción demasiado genérica y robótica, incluida una reseña sobre balones de voleibol escrita por un tal Drew Ortiz (sin ningún historial laboral aparte de su firma en Sports Illustrated, y un retrato se puede encontrar en un sitio web que vende fotos de perfil generadas por IA). También parece que Sports Illustrated borrará periódicamente los perfiles de los escritores generados por la IA en favor de otros nuevos.

Tras la publicación del informe, un portavoz de The Arena Group (empresa operadora y sueña de la licencia de Sports Illustrated desde 2019) declaró que los artículos de revisión de productos eliminados habían sido creados por una empresa externa, AdVon Commerce, según un comunicado del que se ha hecho eco Variety.

«Hemos aprendido que AdVon hizo que los escritores usaran un seudónimo en ciertos artículos para proteger la privacidad del autor (acciones que no aprobamos) y estamos eliminando el contenido mientras continúa nuestra investigación interna»

Los escritores, editores e investigadores de AdVon creaban contenido siguiendo una política que hace uso de software antiplagio contra la IA, según ha dicho el portavoz de Arena Group. La empresa, que afirma que AdVon les había asegurado que todos los artículos en cuestión eran escritos y editados por humanos», ya ha cancelado el contrato con AdVon.

Relacionado: IA para reescribir textos: ¿cuál es la mejor?

Se trata del segundo escándalo protagonizado por AdVon y la inteligencia artificial

Si algo llama la atención en esta historia sobre los redactores generados con IA de Sports Illustrated es que la empresa no tomara medidas después de que en octubre saltaran las primeras alarmas sobre Advon. Reviewed, un sitio web propiedad de USA Today que recomienda productos ya fue criticado tras la publicación de varios artículos (entre ellos una investigación del New York Times) que afirmaban que había utilizado IA para producir historias. En esta ocasión, Gannett (propietaria de Reviewed) negó que los artículos hubieran sido escritos con software automático.

Sora Tanaka redactora hecha con IA para Sports Illustrated. / Imagen: Futurism
Sora Tanaka redactora hecha con IA para Sports Illustrated / Imagen: Futurism.

El Sindicato de Sports Illustrated, que representa a los escritores de la revista, ha afirmado que sus miembros se sienten «horrorizados» por las acusaciones publicadas ayer por Futurism:

«Si son ciertas, estas prácticas violan todo en lo que creemos sobre el periodismo. Nos repugna estar asociados con algo tan irrespetuoso con nuestros lectores».

The Arena Group no es la primera empresa editorial en verse atrapada por la rápida implementación de IA. Desde la explosión de la tecnología en la escena comercial hace casi un año, varias organizaciones de noticias han comenzado a implementar IA para automatizar parcial o totalmente sus contenidos.

Quizás el máximo exponente de este drama sea la radical transformación de la web tecnológica Gizmodo: los lectores de habla hispana han sufrido (y siguen sufriendo, aquellos con la osadía para seguir leyendo Gizmodo en español) un descenso horroso de la calidad de los artículos de dicha web. Mira qué titular tan hermoso nos hemos encontrado hoy mismo:

Artículo (publicado ayer) de Gizmodo en español con un titular extraño y un subtítulo en el que se intuye una traducción automática del inglés.
Artículo (publicado ayer) de Gizmodo en español con un titular extraño y un subtítulo en el que se intuye una traducción automática del inglés.

Desde que despidió a su plantilla al completo en septiembre, Gizmodo en español únicamente publica artículos tan mal traducidos que la mayoría de los titulares contienen errores de sintaxis y concordancia. Cualquier traductor online gratuito disponible es capaz de crear mejores traducciones que las publicadas en Gizmodo, una web que, como tantas otras, ha abrazado la llegada de la IA no para mejorar su calidad, sino para reducir costes.