La Experiencia Generativa de Búsqueda (SGE) de Google es el nombre que recibe la incorporación de la inteligencia artificial en los resultados de búsqueda. Aunque el buscador con IA es accesible (en fase de pruebas) desde mayo a través de Labs, por ahora su funcionamiento devuelve muchas más preguntas que certezas. Por no hablar de su fecha de salida, la cual ha sido silenciosamente aplazada sine die.

La última incógnita sobre cómo funcionará la inteligencia artificial en el buscador de Google nos llega de la mano de un interesante estudio que sugiere que ya no será tan importante estar en el top 10 de resultados para que la IA de Google seleccione el contenido de los fragmentos destacados con inteligencia artificial generativa (que incluyen enlaces a las webs citadas).

¿Cómo serán los resultados de Google con inteligencia artificial?

Página de resultados de Google SGE. En verde, el espacio dedicado al contenido con inteligencia artificial (el cual ha bajado en tamaño en los últimos meses). Muchas webs están preocupadas por la posibilidad de que la IA haga que los usuarios ya no naveguen por la página de resultados, pero, ¿cómo se decide qué contenido y enlaces incluye la IA en el fragmento destacado en verde?

El estudio, elaborado por la plataforma especializada en SEO authoritas.com, pone de manifiesto un dato inquietante: el 93,8% de los resultados ofrecidos por el motor de búsqueda de Google potenciado con inteligencia artificial no se correspondieron con webs clasificadas en el top 10, es decir, la primera página de resultados.

La SGE destaca por ofrecer a los usuarios resúmenes impulsados por IA que reúnen la información más útil y relevante para su búsqueda. Es una forma más interactiva y detallada de buscar, ofreciendo resúmenes de los temas, lo que permite a los usuarios comprender los puntos principales sin necesidad de hacer clic en resultados individuales. Es decir: sin abandonar Google.

Relacionado: ¿Qué está pasando entre OpenAI y el New York Times?

¿Con qué frecuencia aparecen resultados con IA en la SGE de Google?
¿Con qué frecuencia aparecen resultados con IA en la SGE de Google?/ Fuente: Authoritas.com

Cómo funciona SGE: un estudio revelador

Entre los hallazgos más interesantes del estudio sobre el funcionamiento de la SGE, se destacan los siguientes:

  • Google muestra un elemento generador de búsqueda para el 86,8% de todas las consultas de búsqueda.
  • El 65,9% de las veces aparece un pequeño botón de generación, pero el 34,1% de las veces aparece un elemento SGE prepoblado con un enlace «Mostrar más».
  • Cuando un usuario hace clic en el botón SGE o en el enlace «Mostrar más», el anuncio orgánico número 1 se desplaza hacia abajo en la página 1.562 píxeles y 1.630 píxeles, respectivamente. Esto equivale a 1,5 veces la altura de la ventana gráfica y, por tanto, es inconcebible que no afecte al porcentaje de clics y al tráfico orgánico.
  • Por término medio, hay 10,2 enlaces en el contenido de SGE después de hacer clic desde 4 dominios únicos.
  • El mayor contenido generativo introdujo 37 nuevas URL visibles por encima de la clasificación orgánica.
  • Y el más llamativo ya mencionado: el 93,8% de los enlaces generativos (al menos en este conjunto de datos) procedían de fuentes ajenas a los dominios orgánicos mejor clasificados. Sólo el 4,5% de las URL generativas coincidían directamente con una URL orgánica de la página 1 y sólo el 1,6% mostraban una URL diferente del mismo dominio de clasificación orgánica.

La SGE también permite a los usuarios hacer preguntas de seguimiento de manera conversacional. Por ejemplo, si buscas información sobre un tema específico, SGE te proporcionará un resumen general con puntos importantes y sugerencias para explorar más. Además, se integran contenidos generados por usuarios, como reseñas de clientes, en los resultados de búsqueda, ofreciendo un contexto más rico y variado.

Sin embargo, es importante destacar que la SGE aún es una característica experimental. Inicialmente, estaba disponible solo en Estados Unidos, pero se ha expandido a más de 120 países y territorios, admitiendo varios idiomas incluyendo inglés, hindi, español, portugués, coreano, indonesio y japonés. Para acceder a ella, los usuarios deben tener una cuenta de Google y optar por la experiencia SGE a través de Search Labs en el navegador Chrome. Si quieres usar la SGE en España necesitas VPN de alguno de los 120 países donde se ha lanzado.

«Si la pregunta es si los resultados de SGE afectarán a tu sitio web, la respuesta es ‘Sí’. En nuestro estudio, el 86,83% de todas las palabras clave que comprobamos tenían un resultado SGE», explica Laurence O’Toole, autor del estudio, en un post de su blog.

La SGE está generando mucha preocupación entre los dueños de páginas web cuya viabilidad depende del tráfico que le llega de Google. Se echa en falta mucha más transparencia por parte de Google a la hora de explicar cómo funciona el proceso de toma de decisiones de la IA: ¿de qué depende que una web sea seleccionada por el fragmento destacado por la inteligencia artificial?

¿Cuándo lanzará Google la inteligencia artificial en su página de resultados?

La incertidumbre sobre cuándo llegará la inteligencia artificial a la búsqueda de Google no hace más que crecer conforme pasan los meses. En diciembre de 2023, fueron varios los usuarios que se percataron de una silenciosa modificación en la página de la SGE: el pequeño anuncio en el que se indicaba que la SGE estaría disponible hasta diciembre de 2023 había desaparecido.

Esta nota, que según muchos daba a entender que la SGE entraría en funcionamiento para todo el mundo a principios de 2024, ha trasladado la incorporación de la IA al motor de búsqueda de Google a un limbo de duración indefinida.

Por si fuera poco, desde la revelación en mayo de 2023 (con bombo y platillos) del aspecto que tendría la nueva página de resultados de Google, el apartado dedicado a los resultados con inteligencia artificial ha disminuido considerablemente, como puedes ver en la siguiente imagen de octubre de 2023:

SGE mas pequeño pagina resultados google IA

A nadie se le escapa que la principal fortaleza del buscador de Google en sus 25 años de vida ha sido la combinación de velocidad y calidad en el proceso de búsqueda. Alphabet, compañía propietaria de Google, sabe que la calidad de los resultados que ofrece el buscador es algo no negociable.

Este es precisamente el principal temor que le suscita la incorporación de la inteligencia artificial generativa a su buscador: la incertidumbre de que la adición de la IA a su algoritmo de búsqueda pueda hacer que los usuarios de Google estén menos satisfechos con el servicio (el cual le reporta ingresos de más de 200.000 millones de dólares al año).

Así funciona la inteligencia artificial en la página de resultados de Google.

¿Y si la gente deja de usar los buscadores y los cambian por chatbots?

En el horizonte, la amenaza de que ChatGPT se convierta en un competidor de Google (no es un buscador pero, al fin y al cabo, es una herramienta de acceso a la información con el potencial de modificar los hábitos de los usuarios- ¿quién nos puede garantizar que en un futuro la gente no va a dejar de usar los buscadores?-) junto a la competencia del buscador Bing de Microsoft (y de su IA Copilot) ejercen como presión para una Google a la que, no nos olvidemos, el lanzamiento de ChatGPT le pilló por sorpresa, llegando a causar un código rojo en sus oficinas.

Desde entonces, Google trabaja en el quebradero de cabeza que supone añadir la inteligencia artificial generativa en su servicio de búsqueda (su CEO dijo en septiembre que conseguirán hacer que funcione) sin que por ello se vea resentida la calidad de los resultados.

Será muy interesante ver cómo evolucionan las cosas a partir de ahora, porque SGE es quizás uno de los proyectos más apasionantes de Google en los últimos tiempos. Y también uno de los más arriesgados.