Hace unos años, la fiebre por las criptomonedas disparó la escasez de tarjetas gráficas por culpa de los mineros. Ahora, el boom lo protagoniza la IA y las altas exigencias de procesamiento para poder suministrar al mundo todas las maravillas de las que hablamos todos los días en Diario IA. Y parece que la empresa líder en inteligencia artificial se ha cansado de depender de NVidia y compañía.

(Relacionado: La importancia de Nvidia en el mundo de la inteligencia artificial)

OpenAI, la compañía detrás de ChatGPT, está estudiando la posibilidad de fabricar sus propios chips de inteligencia artificial, llegando incluso a planearse comprar una empresa para que se los fabrique, según informaciones adelantadas en exclusiva por Reuters.

¿Fabricará OpenAI sus propios chips?

Por ahora todo lo que se sabe son rumores e informaciones de fuentes cercanas. Se sabe con seguridad que OpenAI lleva desde 2022 estudiando varias opciones para solucionar la escasez de los costosos chips de inteligencia artificial en los que se basa OpenAI, según personas familiarizadas con el asunto.

Entre estas opciones están:

  • Construir su propio chip de IA
  • Trabajar más estrechamente con otros fabricantes de chips (incluida Nvidia)
  • Diversificar sus proveedores más allá de Nvidia (NVDA.O).

Durante los últimos meses (y debido al consejero delegado de OpenAI, Sam Altman) la adquisición de más chips de IA se ha convertido en una de las principales prioridades de la empresa. Altman ha llegado incluso a quejarse públicamente de la escasez de unidades de procesamiento gráfico, un mercado dominado por Nvidia, que controla más del 80% del mercado mundial de los chips más adecuados para ejecutar aplicaciones de IA.

El esfuerzo por conseguir más chips está vinculado a dos grandes preocupaciones que Altman ha identificado (y las cuáles están relacionadas): la escasez de los procesadores avanzados que hacen funcionar el software de OpenAI y los «desorbitados» costes asociados al funcionamiento del hardware necesario para hacer funcionar sus esfuerzos y productos.

Desde 2020, OpenAI desarrolla sus tecnologías de inteligencia artificial generativa en un enorme superordenador construido por Microsoft, uno de sus principales patrocinadores, que utiliza 10.000 unidades de procesamiento gráfico (GPU) de Nvidia.

El funcionamiento de ChatGPT es muy caro para la empresa. Cada consulta cuesta unos 4 céntimos, según un análisis de Stacy Rasgon, analista de Bernstein. Si las consultas de ChatGPT crecen hasta alcanzar una décima parte de la escala de las búsquedas de Google, necesitaría inicialmente GPU por valor de unos 48.100 millones de dólares y unos 16.000 millones de chips al año para mantenerse operativo.

Meta, Microsoft & OpenAi: La era de los chips a medida de las necesidades de cada empresa

Un esfuerzo para desarrollar sus propios chips de IA pondría a OpenAI entre un pequeño grupo de grandes empresas tecnológicas como Google de Alphabet y Amazon que han tratado de tomar el control sobre el diseño de los chips que son fundamentales para sus negocios.

No está claro si OpenAI seguirá adelante con su plan de construir un chip personalizado. Hacerlo supondría una importante iniciativa estratégica y una fuerte inversión que podría ascender a cientos de millones de dólares al año en costes, según los veteranos del sector. Incluso si OpenAI dedicara recursos a la tarea, no garantizaría el éxito.

Una adquisición de una empresa de chips podría acelerar el proceso de construcción del propio chip de OpenAI (como ocurrió con Amazon.com y su adquisición de Annapurna Labs en 2015).

OpenAI había considerado el camino hasta el punto de realizar la debida diligencia sobre un posible objetivo de adquisición, según una de las personas familiarizadas con sus planes.

Incluso si OpenAI sigue adelante con sus planes de crear un chip personalizado (incluida la adquisición), es probable que la empresa tarde varios años en conseguirlo y, mientras tanto, dependa de proveedores comerciales como Nvidia y Advanced Micro Devices (AMD.O).

Algunas grandes empresas tecnológicas llevan años fabricando sus propios procesadores con resultados limitados. Meta ha tenido problemas con sus chips personalizados, lo que ha llevado a la empresa a desechar algunos de sus chips de inteligencia artificial, según un informe de Reuters. La propietaria de Facebook trabaja ahora en un nuevo chip que abarcará todos los tipos de trabajo de IA.

El principal patrocinador de OpenAI, Microsoft, también está desarrollando un chip de IA personalizado que OpenAI está probando, según ha informado The Information. Los planes podrían indicar un mayor distanciamiento entre las dos empresas.

La demanda de chips especializados en IA se ha disparado desde el lanzamiento de ChatGPT el año pasado. Los chips específicos, o aceleradores de IA, son necesarios para entrenar y ejecutar la última tecnología de IA generativa. Nvidia es uno de los pocos fabricantes de chips que produce chips de IA útiles y domina el mercado.