Microsoft y el Laboratorio Nacional del Noroeste del Pacífico (PNNL), han descubierto un posible sustituto del litio gracias a la inteligencia artificial y la supercomputación.

Se trata de un material nuevo que podría reducir el uso de litio en las baterías hasta en un 70%, según los científicos responsables de la nueva sustancia. Aunque, desde su descubrimiento, el nuevo material sólo se ha utilizado para alimentar una bombilla.

Relacionado: La inteligencia artificial desarrolla el primer antibiótico nuevo en 60 años

Cómo es posible que la IA descubra un nuevo material tan prometedor

Los investigadores de Microsoft han descubierto un nuevo tipo de electrolito de estado sólido, el tipo de material que podría dar lugar a una batería con menos probabilidades de estallar en llamas que las actuales baterías de iones de litio. Además, utiliza menos litio, que cada vez es más difícil de conseguir a medida que se dispara la demanda de baterías recargables para vehículos eléctricos.

sustituto del litio descubierto con IA por Microsoft
Muestras del nuevo electrolito sólido descubierto por las herramientas de IA y HPC de Microsoft. Los electrolitos sólidos son más seguros que los líquidos. Fotografía de Dan DeLong para Microsoft.

Según ha informado la propia Microsoft en su web, el nuevo material para baterías es el resultado de una colaboración con Azure Quantum Elements de Microsoft para seleccionar 32 millones de posibles materiales inorgánicos y reducirlos a 18 candidatos prometedores que podrían utilizarse en el desarrollo de baterías en tan solo 80 horas.

Y lo que es más importante, este trabajo sienta las bases de una nueva forma de acelerar las soluciones a problemas urgentes de sostenibilidad, farmacéuticos y de otro tipo, al tiempo que permite vislumbrar los avances que serán posibles con la computación cuántica.

El proceso, desde el inicio hasta el desarrollo de un prototipo de batería funcional, duró menos de nueve meses. Las dos organizaciones lo consiguieron utilizando IA avanzada y computación de alto rendimiento, que combina un gran número de ordenadores para resolver complejas tareas científicas y matemáticas.

Una de las misiones de Microsoft era «comprimir 250 años de descubrimientos científicos en los próximos 25″, según ha declarado en The Verge Krysta Svore, que dirige Microsoft Quantum – Redmond (QuArC. «Y creemos que una tecnología como esta nos ayudará a conseguirlo. Esta es la forma en que este tipo de ciencia se va a hacer en el futuro», dijo.

Al litio se le suele llamar «oro blanco» por su valor en el mercado y su color plateado. Es uno de los componentes clave de las baterías recargables (baterías de iones de litio) que alimentan desde vehículos eléctricos hasta smartphones. Según la Agencia Internacional de la Energía, a medida que aumente la necesidad de este metal y la demanda de vehículos eléctricos, el mundo podría sufrir escasez de este material en 2025.

También se prevé que la demanda de baterías de iones de litio se multiplique por diez de aquí a 2030, según el Departamento de Energía de Estados Unidos, por lo que los fabricantes no dejan de construir plantas de baterías para mantener el ritmo.

Relacionado: Esta IA te dice si vas a morir en los próximos cuatro años

Aún queda un largo camino por recorrer para ver hasta qué punto este material es viable como alternativa a las baterías tradicionales de iones de litio. Lo que más entusiasma a los científicos es el potencial de la IA generativa para acelerar su trabajo. Este descubrimiento es sólo el primero de muchos materiales que probarán en busca de una batería mejor.

Más que el descubrimiento de un posible sustituto del litio, la noticia es que, una vez más, se confirma que la inteligencia artificial va a revolucionar el mundo de la ciencia y, por consiguiente, la humanidad. Y esto ni siquiera ha empezado: «Estamos en la antesala de la maduración de los modelos de inteligencia artificial, la potencia de cálculo necesaria para entrenarlos y hacerlos útiles, y la capacidad de entrenarlos en ámbitos científicos específicos con inteligencia específica», afirma Brian Abrahamson, director digital de PNNL. «Creemos que esto va a dar paso a una nueva era de aceleración. Es emocionante, porque estos problemas importan al mundo».