Actualización 8/1/2024

El prestigioso periódico estadounidense The New York Times ha presentado hoy una demanda contra Microsoft y OpenAI, la empresa detrás del popular chatbot de IA ChatGPT, acusándolas de infringir los derechos de autor y abusar de la propiedad intelectual del periódico para entrenar grandes modelos lingüísticos y para servir de forma gratuita información que sólo es accesible para los suscriptores de pago del periódico.

El New York Times acusa a Microsoft y OpenAI de haber creado un modelo de negocio basado en la «infracción masiva de los derechos de autor» y pide una compensación por competencia desleal que se cuantifica en «miles de millones de dólares», según ha titulado la BBC.

Relacionado: Stable Diffusion fue entrenado con imágenes de abusos a menores

¿Por qué el New York Times ha demandado a OpenAI?

La reconocida publicación estadounidense ha demandado a OpenAI y Microsoft, alegando que han utilizado sus artículos periodísticos y otros contenidos protegidos por derechos de autor para la creación y entrenamiento de servicios de inteligencia artificial, incluyendo ChatGPT, sin su consentimiento.

La demanda alega que «millones» de artículos publicados por el New York Times se utilizaron sin su permiso para hacer ChatGPT más inteligente, y afirma que la herramienta compite ahora con el periódico como fuente de información fiable.

Curiosamente, la noticia se produce pocos días después de que OpenAI anunciara una asociación con Axel Springer (empresa matriz de Business Insider, Politico y los medios europeos Bild y Welt) que concedería licencias de sus contenidos a OpenAI a cambio de una comisión.

La acusación del NYT es grave, y no debe ser confundida con la información en tiempo real de la que se nutre ChatGPT para ofrecer información actualizada (desde agosto de 2023, ChatGPT cuenta con su propio rastreador de noticias y fuentes, el cual puede ser bloqueado por cualquier medio para evitar que ChatGPT muestre información de dicho medio).

Aquí, las acusaciones son mucho más importantes, pues el periódico estadounidense afirma que OpenAI habría entrenado a ChatGPT con contenidos del New York Times, los cuales están protegidos por copyright. Además, el medio alega que, cuando se le pregunta por la actualidad, ChatGPT genera a veces «extractos literales» de artículos del New York Times, a los que no se puede acceder sin pagar una suscripción.

El New York Times busca responsabilizar a Microsoft (Microsoft es un inversor clave en OpenAI, la cual le proporciona acceso a la tecnología de computación en nube Azure del gigante de Redmond.) y OpenAI por los «miles de millones de dólares en daños estatutarios y reales» que cree que se le debe por la «copia ilegal y el uso de las obras de valor único de The Times.», según ha declarado un responsable del diario en una presentación ante el Tribunal de Distrito de EE.UU. para el Distrito Sur de Nueva York.

El Times también ha puesto de ejemplo el motor de búsqueda Bing (que tiene algunas funciones impulsadas por ChatGPT bajo Copilot), que produce resultados tomados de un sitio web propiedad del New York Times, sin enlazar al artículo ni incluir los enlaces de referencia que utiliza para generar ingresos.

El Times ha dicho en un comunicado enviado por correo electrónico que «reconoce el poder y el potencial de la inteligencia artificial generativa para el público y para el periodismo», pero añadió que el material periodístico debe ser utilizado para fines comerciales con el permiso de la fuente original.

«Estas herramientas se construyeron y siguen utilizando periodismo independiente y contenidos que sólo están disponibles porque nosotros y nuestros compañeros informamos, editamos y comprobamos los hechos a un alto coste y con una considerable experiencia», afirma el Times.

«Las leyes de derechos de autor protegen nuestro periodismo y nuestros contenidos. Si Microsoft y OpenAI quieren utilizar nuestro trabajo con fines comerciales, la ley exige que primero obtengan nuestro permiso. No lo han hecho».

El New York Times está representado en el procedimiento por Susman Godfrey, el bufete de abogados que representó a Dominion Voting Systems en su demanda por difamación contra Fox News, que culminó con un acuerdo de 787,5 millones de dólares.

Susman Godfrey también representa al autor Julian Sancton y a otros escritores en una demanda separada contra OpenAI y Microsoft que acusa a las empresas de utilizar materiales protegidos por derechos de autor sin permiso para entrenar varias versiones de ChatGPT.