Por ahora, la IA Jennerativa ha levantado poca expectación y muchas cejas. Y esto no ha hecho más que empezar.

A continuación en Diario IA te explicamos cuál es la estrategia de Meta con estos bots de famosos (a los que les ha pagado una millonada por poder usar su imagen) y recopilamos las reacciones más críticas de un público que, en su mayoría, siente estar dentro de un episodio de Black Mirror y no entiende absolutamente nada de lo que está pasando.

(Relacionado: Chat grupales con una IA: Meta, Snapchat & Character AI te permiten añadir un robot a tu pandilla)

Nadie entiende qué son y para qué sirven los chatbots de Meta

Chatbot con celebrities de Meta
Estos son los famosos elegidos por Meta para dar cara, voz y personalidad a su chatbot de Facebook.

Hace unos días que Meta anunció el lanzamiento de chatbots que se usarán en WhatsApp, Facebook e Instagram y que están inspirados en famosos como el youtuber Mr. Beast, el rapero Snoop Dogg o la modelo Kendal Jenner. La empresa está poco a poco publicando fotos y vídeos de estos asistentes virtuales y, a medida que lo hace, crecen las preguntas de los confusos fans, que no entienden muy bien de qué va esto de poder charlar con una señorita igualita a Kendall Jenner pero que dice llamarse Billie.

Aunque ya conocíamos la lista de celebrities que darían cara y voz a los chatbots de Meta, sólo ha sido cuando han empezado a circular los primeros vídeos de los chatbots en acción cuando el grueso de fans se han enterado de lo que Meta se trae entre manos con Paris Hilton y compañía. El ejemplo más claro lo encontramos con el vídeo de presentación de Billie, el alter ego de Kendall Jenner (@yoursisbillie):

En el vídeo, la doble digital de la estrella de Keeping up with the Kardashians  le dice a los espectadores: «Sólo quiero presentarme. Estoy aquí para charlar cuando quieras. Billie se define en Instagram como «como tener una hermana mayor con la que puedes hablar, pero que no puede robarte la ropa. Mándame un mensaje para cualquier consejo», añade Billie, que capta a la perfección tanto el aspecto de Jenner como sus modales y acento de chica de la modelo: «Estoy lista para hablar y espero hablar pronto con vosotros». El chatbot, extrañamente natural, se despide soplando un beso a la cámara.

Las intenciones de Meta son claras, otra historia es que el público las esté entendiendo:

Reacciones de confusion al chatbot de Kendall Jenner de Meta
Reacciones de confusión al chatbot de Kendall Jenner de Meta.

La empresa de Marck Zuckerberg ha asignado un rol específico a cada personaje (Paris Hilton, por ejemplo, es una detective, y Mr. Beast es una suerte de hermano mayor travieso).

Esto, sumado al hecho de que tienen nombres diferentes a los reales, pero que presentan un aspecto idéntico a los reales, ha sembrado la confusión entre los fans. E incluso el disgusto. Entre los comentarios más votados del vídeo de Kendall Jenner se lee «Sinceramente, esto da miedo» y «No me gusta esto, no me gusta hacia dónde se dirige el mundo, no voy a apoyar esto».

Un espectador desilusionado escribió: «Eso es tan espeluznante… Espero que en realidad sea Kendall diciendo que es Billie y no un vídeo generado por IA porque esto es espeluznante de cojones».

¿Por qué Kendall Jenner se llama Billie en el chatbot de Meta?

Pero, ¿por qué estos chatbots no conservan sus nombres reales? El motivo parece claro: ninguno de estos famosos estaría cómodo sabiendo que tienen miles de alter egos diciendo y haciendo cosas que ellos no necesariamente harían en la vida real. En última instancia, la asignación de un apodo y personalidad distinta es una salvaguarda que protege el derecho al honor de las celebrities que han prestado su imagen.

Billie es solo uno de los miembros de la lista de asistentes de IA, que incluye a Paris Hilton como «especialista forense que resuelve crímenes», Tom Brady como Bru, el sabelotodo «polemista deportivo», Dwayne The Rock Johnson como entrenador y Snoop Dogg como «Maestro de mazmorras» con capa roja que anima al usuario a «ponerse medieval».

Otro ejemplo de esta confusión (a veces indignación) la vemos en Comedy Zach, el chatbot de Mr. Beast, el youtuber número 1 del mundo (@comedyzach sólo cuenta en Instagram con apenas 4.300 seguidores, por cierto).mr beast chatbot meta

En respuesta a una imagen en la que Comedy Zach afirma que el único ejercicio que hace durante la semana es recoger su habitación, un avispado fan comenta lo siguiente: «Si se supone que se parece a Jimmy [nombre real de MrBeast], no estáis haciendo un buen trabajo, porque Jimmy está haciendo ejercicio como un loco», comenta Joran212.

comentario comedyzach instagram

«Los avances en IA nos permiten crear diferentes personajes de IA para ayudarnos a hacer diferentes cosas», dijo Zuckerberg a los desarrolladores al anunciar la campaña en la conferencia anual Connect en Menlo Park, California, la semana pasada: «No se trata sólo de responder consultas. Se trata de entretenimiento y de ayudarte a hacer cosas para conectar con la gente que te rodea.» En cambio por ahora, según parece, sólo se trata de que la gente entienda qué pretende Meta con sus chatbots.

Caos total por el uso de inteligencia artificial sin consentimiento

La de Meta es una iniciativa que cuenta con el pleno consentimiento de las estrellas, a las cuáles se les ha pagado generosamente. Es, digamos, la mejor de las soluciones al creciente problema de usar la imagen de alguien para generar una inteligencia artificial. Cuando no se cuenta con el consentimiento, la situación puede ponerse peliaguda.

El despliegue de estos chatbots inspirados en famosos se sucede al tiempo que, en la otra cara de la moneda, el sindicato de actores de Hollywood mantiene su guerra abierta contra las productoras después de que esta semana se confirmara la incapacidad para poder llegar a un acuerdo sobre el uso de la inteligencia artificial en películas y series.

Y la cosa no acaba ahí. La inteligencia artificial también está siendo usada ilegítimamente en campañas de publicidad que usan el rostro de famosos sin su consentimiento. Mr. Beast y Tom Hanks han sido víctimas de un uso fraudulento de su identidad para promocionar una estafa y un plan dental respectivamente.