• Actualización del 27 de diciembre de 2023: Hoy hemos sabido que Tang Tan, reconocido por su papel clave en el diseño de productos tan icónicos como el iPhone y el Apple Watch, ha abandonado Apple para unirse a la empresa de diseño LoveFrom de Jony Ive, donde dirigirá la ingeniería de hardware de los dispositivos basados en IA junto al también alto ejecutivo de Apple Jony Yve.

Sin la invención de la informática y del ordenador moderno, internet no habría sido posible, del mismo modo que, sin internet, el desarrollo y el acceso universal a la inteligencia artificial habría sido inviable.

Una vez confirmado que la IA se dispone a desembarcar completamente en los smartphones mediante la cascada de integraciones anunciada por Meta, así como en Apple y Samsung no podemos más que fijarnos en el recientemente anunciado iPhone 15 y constatar, una vez más, que la falta de novedades (no, un puerto USB-C no computa como novedad) anuncia que podríamos estar más que cerca de haber alcanzado el techo tecnológico del smartphone. La pregunta se hace necesaria: ¿qué viene ahora?

Relacionado: ¿Dónde está Apple?

El CEO de OpenAI ya trabaja en el invento que sustiuirá al iPhone

Desde que fundó OpenAI en 2015, Sam Altman ha repetido la idea de que los productos de inteligencia artificial generativa de la empresa necesitan un nuevo tipo de dispositivo para triunfar. Desde que dejó Apple en 2019, Jony Ive, el diseñador detrás del iPhone, el iPod y el MacBook Air, ha estado pensando en cuál podría ser el próximo gran dispositivo informático.

Altman ha declarado en varias ocasiones que no está interesado en competir con los smartphones y que busca crear algo nuevo. En octubre, durante su intervención en el evento Tech Live de The Wall Street Journal, Altman afirmó que, aunque le interesaba el concepto de un dispositivo de consumo basado en IA, no estaba seguro de cómo sería, y no creía que pudiera desafiar la «fenomenal» popularidad de los smartphones.

Según leemos en un interesante artículo publicado por el New York Times sobre el futuro de la tecnología (el cual te resumimos a continuación), Altman y Ive se han asociado para desarrollar un dispositivo que sustituiría al teléfono inteligente y ofrecería los beneficios de la inteligencia artificial en un nuevo factor de forma, sin restricciones por la pantalla rectangular que ha sido la herramienta informática dominante de la última década, según dos personas familiarizadas con las discusiones.

El proyecto ha sido descrito como preliminar y, ni que decir tiene, que toda esta grandilocuencia futurista podría quedar en agua de borrajas (a.k.a metaverso de Meta). Pero los números no mienten: por ahora, Altman y Ive han desarrollado algunos conceptos iniciales y han logrado 1000 millones de dólares en financiación de SoftBank, el inversor tecnológico japonés dirigido por Masayoshi Son, según se lee en el artículo del NYT.

Con el apoyo de SoftBank, estos dos pesos pesados tecnológicos (a los que en diciembre se les unió Tan Tang, también ex de Apple) podrían aprovechar la experiencia en semiconductores de Arm, la empresa británica de diseño de chips que el Sr. Son compró en 2016 y recientemente salió a bolsa.

(Relacionado: El «todo o nada» de Microsoft y la IA con Windows Copilot, Bing, Office 365, Azure & Edge)

¿Cuál será el sustituto del smartphone?

El invento que reemplazara al smartphone
Escena de Los Simpsons en la que Homer muestra su revolucionaria invención al mundo, un producto que «todo el mundo necesitará».

La estructura empresarial detrás del proyecto sigue sin estar clara. La empresa del Sr. Altman, OpenAI, es un laboratorio de investigación de Inteligencia Artificial en San Francisco que cuenta con unos 400 investigadores, ingenieros y personal de apoyo, mientras que la empresa de diseño del Sr. Ive en San Francisco, LoveFrom, cuenta con unas tres docenas de diseñadores industriales y de software, además de algunos ingenieros.

Las conversaciones se han prolongado durante gran parte de este año y ya se había informado de ellas en The Information, una publicación sobre tecnología, y en The Financial Times.

La IA y la informática ambiental: una revolución en Silicon Valley

La alianza pone de manifiesto que la inteligencia artificial generativa está cambiando el statu quo de Silicon Valley. Desde la presentación del chatbot en línea de OpenAI, ChatGPT, a finales del año pasado, las empresas se han apresurado a reinventar sus negocios y aprovechar su capacidad para responder preguntas, escribir correos electrónicos, presentaciones y poesía, e incluso generar código informático.

Muchos ejecutivos tecnológicos creen que la tecnología tiene el poder de introducir un nuevo paradigma en la informática que denominan «informática ambiental«. En lugar de teclear en teléfonos inteligentes y tomar fotografías, imaginan un futuro dispositivo en forma de algo tan sencillo como un colgante o unas gafas que pueda procesar el mundo en tiempo real, utilizando un sofisticado asistente virtual capaz de responder preguntas y procesar imágenes. ¿Quizás unas lentillas? ¿Quizás las Ray-Ban que acaba de anunciar Meta?

Altman había invertido anteriormente en una empresa que perseguía esa visión llamada Humane, fundada por Imran Chaudhri y Bethany Bongiorno, ex empleados de Apple. Tienen previsto lanzar su dispositivo, que califican de «ordenador que desaparece», a principios de 2024: el AI Pin.

Relacionado: Todo lo que sabemos hasta ahora del pin con inteligencia artificial de Humane

Altman, en busca de liberarse de Google y Apple

Una de las razones por las que Altman puede estar decidido a desarrollar su propio dispositivo es para evitar que OpenAI dependa de Apple o Android de Google para su distribución. Depender de otras plataformas ha supuesto un reto para los gigantes tecnológicos, como Facebook y Amazon, porque Apple y Google se llevan una parte de las ventas a través de su plataforma. Apple también ha introducido límites a la privacidad, lo que reduce las ventas de publicidad.

Pero el camino hacia la creación de nuevos dispositivos de hardware está plagado de fracasos. Amazon y Facebook trataron de desarrollar sus propios teléfonos inteligentes y abandonaron sus esfuerzos después de no ganar tracción.

Pocos en Silicon Valley tienen mejor historial de desarrollo de dispositivos que Ive. Él fue la fuerza impulsora detrás del desarrollo del Apple Watch de la compañía, el único dispositivo nuevo importante que la compañía ha presentado desde la muerte de Steve Jobs en 2011. En 2019, el Sr. Ive dejó la empresa para fundar LoveFrom, pero firmó un contrato de varios años para seguir trabajando con Apple. Hasta el año pasado, cuando el Sr. Ive y Apple acordaron dejar de trabajar juntos. Con la confirmación hoy de que otro ex trabajador de Apple, Tan Tang (que ha trabajado en el diseño del iPhone y del Apple Watch) el futuro se presenta ilusionante.