Los influencers con inteligencia artificial ya están aquí. Hubo un ratito del año pasado en el que de verdad casi nos convencieron. BeReal, una aplicación revolucionaria que apostaba por mostrar nuestro lado auténtico, una realidad sin filtros mediante la toma espontánea de una foto en el momento en el que la app nos lo pidiera, explotó en número de usuarios. «Ahora lo que se lleva en redes es el antipostureo», nos decían. Meses después, BeReal está en estado comatoso. Todo fue un sueño.

Relacionado: Cómo crear una modelo influencer generada por inteligencia artificial

La inteligencia artificial está impulsando la proliferación de plataformas y tecnologías que nos anuncian un futuro repleto de falsedad y superficialidad en lo concerniente a redes sociales e influencers. A continuación, en Diario IA, echamos un vistazo a los principales lanzamientos de software y hardware que nos llevan a pensar que lo que está por llegar dejará el postureo de Facebook e Instagram en pañales. Comienza la era de la gran falsedad.

1337, la red de influencers con inteligencia artificial que te paga dinero

Que es la red de influencers leet
Algunos de los 50 influencers falsos generados por IA que 1337 lanzará en enero de 2024.

1337 (leído «leet», en referencia a la popular expresión de internet) está cambiando las reglas del juego de los influencers al ofrecer la cocreación de personalidades virtuales. Ya no se trata solo de seguir a un influencer, sino de moldear su propia existencia. La plataforma asegura que pagará a todos los creadores de influencers falsos hechos con IA que se vuelvan populares en redes sociales.

(Relacionado: Una actriz porno lanza Clona.Ai: el ‘sexting’ con IA generativa ya es una realidad)

La directora ejecutiva de la app, Jenny Dearing, afirma que se trata de combinar la interacción humana con la inteligencia artificial para atraer a los usuarios de formas totalmente nuevas, huyendo del espacio impersonal y excesivamente comercial de los influencers. Aún no se ha revelado cuánto pagará la startup a los usuarios por sus contribuciones.

La paradoja se escribe sola: 1337 pretende huir de la superficialidad actual de las Kardashian mediante la creación de personalidades 100% inexistentes.

1337 utiliza GPT-4 y Midjourney para la creación de pies de foto e imágenes, lo que garantiza que las entidades no sólo sean realistas, sino también atractivas. Con 50 Entidades debutantes, cada una tiene un conjunto único de habilidades, intereses e incluso una cuenta de Instagram.

No estaríamos hablando de esta plataforma de influencers hechos con IA de no ser porque esta semana se ha confirmado que han recibido una inversión de 4 millones de dólares. Entre los inversores se encuentran Credo Ventures, GFR Fund, Treble Capital, Roosh Ventures y Clément Delangue, CEO de Hugging Face, y Natalia Vodianova, inversora de impacto. Las Entidades de 1337 se lanzarán oficialmente en enero de 2024, y las futuras actualizaciones incluirán audio hablado, lo que les permitirá alojar podcasts y producir vídeos.

(Relacionado: Esto es lo que pasa cuando se muere tu novia virtual)

El fundador de 1337, Robin Raszka, lanzó previamente Alter, una startup de IA de consumo que creó en 2017 con una ronda semilla de 3 millones de dólares y que vendió a Google en 2022 por 100 millones de dólares. Antes de Alter, fue diseñador de productos en la startup de IA Summly, que fue adquirida por Yahoo por 30 millones de dólares en 2013. El bueno de Robin sabe lo se trae entre manos.

BeFake: la red social sin reparos en promocionar lo falso y superficial

que es y como funciona befake

Aunque la mayoría de las redes sociales afirman ser plataformas donde las personas pueden compartir con el mundo su yo más auténtico, los perfiles muestran ventanas cuidadosamente seleccionadas de lo que los usuarios quieren que los demás vean. BeFake AI, una aplicación gratuita disponible para iOS y Android, se adentra en la falsedad de las redes sociales.

Lanzada en agosto de 2023, BeFake AI afirma ser la «primera red social mejorada con inteligencia artificial», en la que los usuarios pueden utilizarla para modificar sus imágenes y convertirlas en creaciones artísticas y subirlas a Internet.

El nombre y el diseño de la app son un juego de palabras con BeReal, la plataforma de redes sociales lanzada en enero de 2020 que intenta devolver la autenticidad a las apps de redes sociales con notificaciones improvisadas en las que los usuarios tienen que compartir fotos sin filtros en un plazo de dos minutos.

Meta desembarca en la IA con Instagram, Facebook y WhatsApp

Si por algo se han caracterizado las últimas decisiones empresariales de Meta ha sido por tomar el espíritu de falsedad y postureo de BeFake para implementarlo en Instagram y demás aplicaciones vía stickers y demás herramientas generativas de imágenes con IA. Meta además está incluyendo chatbots IA basados en celebridades, aunque aseguran que muy pronto cualquiera podrá hacer su propio chatbot e integrarlo en Facebook e Instagram.

(Relacionado: Los fans no entienden los chatbots de Meta: «¿Quién es Billie? ¿Pero no eres Kendall Jenner?»)

La respuesta de la compañía a ChatGPT, Bing Chat y Google Bard se conoce como Meta AI, que se basa en Llama 2 para responder a tus preguntas, y lo hace buscando información en Internet, gracias a la asociación de Meta con Bing. En el futuro, Meta AI también se lanzará para las gafas inteligentes Ray-Ban Meta y Quest 3, según la entrada del blog de la compañía.

Los planes de Meta para la IA generativa son ambiciosos, pero la empresa cuenta con los recursos y la experiencia necesarios para hacerlos realidad. Si tiene éxito, podría cambiar la forma en que interactuamos con las redes sociales y otras plataformas en línea en el futuro. Si no, podría pasarle como le ha pasado con las promesas incumplidas del metaverso.

(Relacionado: Los stickers de Meta están fuera de control)

Los smartphones con inteligencia artificial que vienen

telefono con inteligencia artificial
Una misma imagen tomada con el Google Pixel 8 admite un margen de maniobra en la edición con IA capaz de transformar por completo detalles como un rostro serio para convertirlo en uno sonriente/ Foto: BBC News

Y si el boom de la inteligencia artificial ha pillado por sorpresa a empresas de software como Google o Amazon, ha pasado lo propio con el hardware. La diferencia está en que, claramente, desarrollar un dispositivo con funcionalidades IA requiere algo más de tiempo. Pero que nadie se confunda: la inteligencia artificial va a llegar a los teléfonos inteligentes cual diluvio universal y en forma de mil y una funcionalidades.

Estamos viéndolo ya con el Google Pixel 8, el teléfono que, a día de hoy, incorpora un mayor número de funcionalidades con inteligencia artificial. Y muy pronto lo veremos en Apple, que está invirtiendo una auténtica millonada en machine learning y Samsung, cuyo S24 se rumorea que será «el teléfono con IA más inteligente de la historia».

(Relacionado: ¿Sirve de algo el nuevo comprobador de imágenes IA de Google?)

Para algunos observadores, el modo en que el Pixel 8 permite, literalmente, modificar como nos dé la gana una fotografía plantea nuevos interrogantes sobre la forma en que tomamos fotografías. La nueva tecnología de inteligencia artificial de Google ha sido descrita por diversos comentaristas y críticos tecnológicos como potencialmente «asquerosa» (The Verge), «espeluznante» (Tech Radar) y con el potencial de «plantear serias amenazas a la (ya frágil) confianza de la gente en los contenidos en línea» (Cnet).

Pronto, todos los teléfonos inteligentes podrán hacer lo mismo. Si a esto le sumamos la posible aceptación de las apps con IA y/o funcionalidades IA de aplicaciones tan populares como Instragram, si le sumamos la llegada de periféricos distópicos como las gafas con IA o el pin con IA, la popularización de las fábricas de IA, la proliferación del fenómeno de las relaciones sentimentales virtuales, los bots de Tinder, lo sencillo que es ya poder crear un clon de voz de quien queramos, o la posibilidad de que en el futuro la inteligencia pueda resucitar a nuestros muertos en forma de chatbot, sin duda, el futuro inmediato parece un capítulo de Black Mirror.