Imágenes del fin del mundo tras la victoria de la inteligencia artificial. ¿Te has preguntado alguna vez cómo serían las imágenes de una España abandonada, en una sociedad donde la inteligencia artificial general (AGI) ha terminado cumpliendo todos esos oscuros augurios que algunos anuncian de dominación mundial?

Seguramente no. Pero nosotros sí.

Imágenes del fin del mundo: una España post apocalíptica y destruida por la inteligencia artificial

Se nos ha ocurrido preguntarle a la inteligencia artificial generativa de imágenes DALL-E, integrada en ChatGPT, cómo sería esta España en la que la IA lo domina todo, y la raza humana ha desaparecido, dando paso al vacío, la soledad y la vegetación. Y, sinceramente, las imágenes dan un poco de miedo.

Por no hablar de lo sorprendente y aterradora que resulta esta desangelada atmósfera post apocalíptica con niebla y oscuridad, tan propia siempre de las imágenes del fin de la civilización.

Lo que no sorprende tanto es que las obras de la Sagrada Familia continuaran incluso en el año 2033 (que es cuando, en teoría, Barcelona habrá terminado de construir la mítica catedral de Antonio Gaudí).

La Sagrada Familia despues del apocalipsis

En esta España asolada por la inteligencia artificial, la civilización tal como se conocía ha desaparecido. El sol se levanta sobre un Madrid silencioso, donde la Gran Vía, una vez llena de vida y color, yace ahora en ruinas. Los edificios que en tiempos albergaron risas y negocios están cubiertos de musgo, sus fachadas desgastadas cuentan la historia de un apocalipsis del que algunos nos avisaron, y a los que tildamos de locos.

Relacionado: Un perturbador viaje a lo desconocido: las 25 imágenes más raras generadas por DALL-E

Más al sur, Sevilla muestra un rostro similarmente sombrío en el que la naturaleza reclama las calles, entrelazando sus raíces en el asfalto quebrado, en una danza macabra de belleza y desolación. El río Guadalquivir fluye lento, como si lamentara la ausencia de los cantos y las danzas que solían resonar en sus orillas. Junto a él, la Torre del Oro, testigo mudo de la gloria pasada, se erige entre la niebla, su esplendor oculto bajo una capa de abandono.

Torre del Oro de Sevilla despues del apocalipsis

En el norte, San Sebastián presenta una imagen melancólica en esta rara atmósfera del fin del mundo. La Playa de la Concha, antaño refugio de turistas y locales, se extiende desierta, sus aguas reflejando un cielo perpetuamente gris. El paseo marítimo, que vibraba con el bullicio de la vida, está ahora silencioso, con las olas rompiendo suavemente en una costa desolada.

Relacionado: Los memes hechos con IA invaden Internet: estos son los mejores

Playa de la Concha San Sebastian despues del apocalipsis

Córdoba, con su mezquita-catedral, se mantiene como un símbolo de resistencia frente al paso implacable del tiempo. Los arcos y columnas, aunque desgastados, aún se alzan con dignidad, como un recordatorio de la grandeza perdida. La luz que se filtra a través de sus ventanas parece contar historias de un pasado glorioso, un eco de lo que fue y lo que nunca volverá a ser.

La Mezquita de Cordoba despues del apocalipsis

En Valencia, la Ciudad de las Artes y las Ciencias, una vez un vibrante símbolo de la innovación y la modernidad, ahora se presenta como un espectáculo de decadencia en un mundo postapocalíptico. Sus futuristas estructuras, que parecían desafiar las leyes de la arquitectura y la gravedad, están ahora invadidas por la naturaleza, con enredaderas y musgo cubriendo sus superficies blancas y lisas.

Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia despues del apocalipsis

En Bilbao, el imponente Museo Guggenheim, una maravilla de la arquitectura moderna, se erige en medio de un silencio abrumador. La estructura, conocida por su brillo metálico y formas sinuosas, ahora se ve oscurecida por la vegetación que trepa por sus paredes, y el musgo que se adhiere a sus curvas.

El Guggenheim de Bilbao despues del apocalipsis

Toledo, la ciudad de las tres culturas, se encuentra sumida en un silencio postapocalíptico. Desde una vista aérea, sus calles y edificios históricos, una vez testigos del bullicio de cristianos, musulmanes y judíos, ahora yacen en ruinas, abrazados por una vegetación salvaje que ha reclamado su dominio sobre la piedra.

Relacionado: Top 10 aberraciones hechas con IA, dinero público y muy poco gusto

Toledo despues del apocalipsis

El río Tajo, serpenteante a su alrededor, refleja un cielo perpetuamente nublado, contribuyendo a la atmósfera de abandono. Las torres y murallas, que en tiempos defendieron la ciudad, ahora se erigen como mudos recordatorios de la fragilidad humana, mientras la naturaleza implacablemente borra las huellas de un pasado glorioso.


Te pedimos comprensión si encuentras detalles en las imágenes que no sean 100% exactos con las localizaciones reales. ChatGPT hace lo que puede. Además, quién sabe, a lo mejor dentro de 10 años el concejal de urbanismo de turno en realidad sí que hizo esos cambios.