A diferencia de la mayoría de avances de los que informamos en Diario IA, es probable que no te interese mucho probar life2vec, una IA un tanto… peculiar; un test que demuestra que la inteligencia artificial desarrollada para modelar el lenguaje escrito se puede usar para predecir acontecimientos en la vida de las personas. Incluido el peor de los acontecimientos.

Según un estudio publicado en Nature Computational Science , investigadores daneses han desarrollado una IA que puede predecir las probabilidades de muerte prematura de las personas con mayor exactitud que cualquier modelo existente, incluso los utilizados en el sector de los seguros.

Life2Vec test: ¿te atreves a probar una inteligencia artificial que predice tu muerte?

El proyecto de investigación de la Universidad Técnica de Copenhague y la Universidad Northeastern de Estados Unidos consiste en un test que demuestra que si se utilizan grandes cantidades de datos sobre la vida de las personas y se entrenan los llamados «modelos transformadores», que (como ChatGPT) se utilizan para procesar el lenguaje, se puede organizar sistemáticamente los datos y predecir lo que ocurrirá en la vida de una persona e incluso estimar el momento de su muerte.

El sistema Life2Vec  pudo predecir la probabilidad de que las personas de una cohorte de entre 35 y 65 años sobrevivieran durante los cuatro años siguientes al 1 de enero de 2016, o captar los matices de la personalidad mejor que los modelos más avanzados, superándolos en al menos un 11 %.

¿Cuándo podrá la inteligencia artificial devolverle la vida a nuestros muertos?

Los investigadores de la tecnología Life2vec la entrenaron con datos personales de toda la población de Dinamarca y afirman que esta IA para predecir la muerte también podría tener efectos positivos en la predicción precoz de problemas sociales y sanitarios, pero debe mantenerse fuera del alcance de las grandes empresas.

Para llevar a cabo la investigación, convirtieron el conjunto de datos en palabras que podían utilizarse para entrenar un gran modelo lingüístico, la misma tecnología que impulsa aplicaciones de IA como ChatGPT. Estos modelos funcionan observando una serie de palabras y determinando qué palabra es estadísticamente más probable que venga a continuación, basándose en grandes cantidades de ejemplos.

De forma similar a como funciona ChatGPT, el modelo Life2vec de los investigadores puede analizar una serie de acontecimientos vitales que forman el historial de una persona y determinar qué es lo más probable que ocurra a continuación.

¿Cómo se ha entrenado y testeado esta IA para predecir muertes?

  1. Sune Lehmann Jørgensen, de la Universidad Técnica de Dinamarca, y sus colegas utilizaron un rico conjunto de datos de Dinamarca que abarca la educación, las visitas a médicos y hospitales, los diagnósticos resultantes, los ingresos y la ocupación de 6 millones de personas entre 2008 y 2020.
  2. En los experimentos, Life2vec se entrenó con todos los datos menos los correspondientes a los últimos cuatro años, que se retuvieron para las pruebas.
  3. Los investigadores tomaron los datos de un grupo de personas de entre 35 y 65 años, la mitad de las cuales murieron entre 2016 y 2020, y pidieron a Life2vec que predijera quiénes habían muerto y quiénes seguían vivos.
  4. La IA fue un 11% más precisa que cualquier modelo de IA existente o que las tablas actuariales de vida utilizadas para fijar el precio de las pólizas de seguro de vida en el sector financiero.
  5. El modelo también fue capaz de predecir los resultados de un test de personalidad en un subconjunto de la población con más exactitud que los modelos de IA entrenados específicamente para hacer ese trabajo.

Jørgensen cree que el modelo ha consumido suficientes datos como para poder arrojar luz sobre una amplia gama de temas sanitarios y sociales. Esto significa que podría utilizarse para predecir problemas de salud y detectarlos a tiempo, o por los gobiernos para reducir la desigualdad. Pero subraya que también podría ser utilizado por las empresas de forma perjudicial.

«Evidentemente, nuestro modelo no debería ser utilizado por una compañía de seguros, porque toda la idea de los seguros es que, al compartir la falta de conocimiento de quién va a ser la persona desafortunada que sufra algún incidente, o muera, o pierda su mochila, podemos en cierto modo compartir esta carga», dice Jørgensen.

Las gafas con inteligencia artificial de Meta se han vuelto mucho más listas

Pero las tecnologías de este tipo ya existen, afirma. «Es probable que ya las estén utilizando con nosotros las grandes empresas tecnológicas que tienen toneladas de datos sobre nosotros, y los usan para hacer predicciones sobre nosotros».

Matthew Edwards, del Institute and Faculty of Actuaries (Instituto y Facultad de Actuarios), un organismo profesional del Reino Unido, afirma que las aseguradoras están ciertamente interesadas en nuevos métodos predictivos, pero el grueso de las decisiones se toman mediante un tipo de IA llamado modelos lineales generalizados, que son rudimentarios en comparación con esta investigación.

«Si nos fijamos en lo que han estado haciendo las compañías de seguros durante muchas, muchas decenas o cientos de años, es tomar los datos que tienen y tratar de predecir la esperanza de vida a partir de ellos», dice Edwards.

«Pero somos deliberadamente conservadores a la hora de adoptar nuevas metodologías, porque si estás suscribiendo una póliza que puede estar en vigor durante los próximos 20 o 30 años, lo último que quieres es cometer un error material. Todo está abierto al cambio, pero despacio, porque nadie quiere cometer un error«.

Cuándo voy a morir IA: planteamiento de cuestiones éticas

IA que predice la muerte

Los investigadores del artículo señalan que en torno al modelo life2vec se plantean cuestiones éticas, como la protección de datos sensibles, la privacidad y el papel de los sesgos en los datos. Estos retos deben conocerse más a fondo antes de que el modelo pueda utilizarse, por ejemplo, para evaluar el riesgo de un individuo de contraer una enfermedad u otros acontecimientos vitales prevenibles.

«El modelo abre importantes perspectivas positivas y negativas que debatir y abordar políticamente. Tecnologías similares para predecir acontecimientos vitales y comportamientos humanos ya se utilizan hoy en día en empresas tecnológicas que, por ejemplo, rastrean nuestro comportamiento en las redes sociales, nos hacen perfiles extremadamente precisos y los utilizan para predecir nuestro comportamiento e influir en nosotros. Este debate debe formar parte de la conversación democrática para que consideremos hacia dónde nos lleva la tecnología y si es un desarrollo que deseamos», afirma Sune Lehmann.

Según los investigadores, el siguiente paso sería incorporar otros tipos de información, como texto e imágenes o información sobre nuestras conexiones sociales. Este uso de los datos abre toda una nueva interacción entre las ciencias sociales y las de la salud.

Puedes leer el estudio completo de life2vec, la IA que predice tu muerte aquí.