El auge de herramientas de IA generativa de fácil acceso como DALL-E3 (a través de Bing) o Craiyon hace que cada vez sea más difícil saber si una imagen publicada en internet es legítima. A principios de este año, Google presentó una herramienta About this image (Acerca de esta imagen) que ofrecerá información sobre el origen de una imagen, y que ya está disponible junto con otras herramientas de comprobación de hechos.

(Relacionado: Microsoft 1- Google 0: El trono por ser el rey de la IA se disputa en 2023)

Son muchas las webs que han presentado esta nueva funcionalidad del buscador de Google como una forma de poder saber si una imagen ha sido generada con IA. La web Android Police, por ejemplo, titula con Google te ayudará a desacreditar las fotos generadas por IA con una nueva función de búsqueda. Pero, ¿es de verdad así?

Google lucha contra las imágenes falsas

La herramienta «Acerca de esta imagen» ofrece detalles autentificados sobre cualquier imagen web. Los usuarios podrán acceder a información como la fecha de publicación original de la imagen, sus usos posteriores y su trayectoria en Internet. El objetivo de esta herramienta es verificar las imágenes utilizadas en noticias y otras plataformas para evitar la desinformación.

Detectar imagenes hechas con IA con Acerca de esta imagen de Google

Quizás el aspecto más interesante de la nueva opción ‘Acerca de esta imagen’ sea el menos publicitado: ahora Google nos muestra una edad estimada de cada imagen, mostrándonos las webs más relevantes en las que fue publicada, junto a la fecha. Esto está genial, por ejemplo, para cazar a webs que roban imágenes.

Pero no para poder detectar si una foto está hecha con inteligencia artificial. Por desgracia, encontrar imágenes producidas por IA, que a menudo son difíciles de distinguir de las reales, seguirá siendo un reto.

(Relacionado: Cómo esquivar los límites de una IA: Kirby y el 11 de septiembre)

Según informa Google en su blog, con About this image será posible ver los metadatos, cuando estén disponibles, que los creadores y editores de imágenes hayan añadido a una imagen, incluidos los campos que pueden indicar que ha sido generada o mejorada por IA.

El problema de esta herramienta (que es el mismo problema del sello CR impulsado por Adobe) es evidente: si no está especificado en los metadatos, seguiremos sin saber si la imagen ha sido o no generada con IA. Y obviar esta información de los metadatos es tan sencillo como hacer una captura de pantalla de una imagen generada por inteligencia artificial y guardar ese nuevo archivo. Listo.