Puede que el uso de la inteligencia artificial para ayudar a prevenir el cáncer de páncreas no atraiga tantos clics como la deblacle y resurrección de OpenAI de noviembre o el lanzamiento de Gemini, el nuevo LLM de Google.

Pero debería.

Hoy en Diario IA queremos hacer un breve alto en el camino para recordar el que, según ha pubicado esta semana National Geographic, ha sido el hallazgo médico más importante de 2023 relacionado con el mundo de la inteligencia artificial: un nuevo método que, gracias a la IA, puede detectar el futuro desarrollo de un cáncer de páncreas con una anticipación muy superior a la habitual, y suficiente para salvar muchas más vidas. Miles de vidas.

Relacionado: Los 14 mejores inventos con IA de 2023, según la revista TIME

Detección temprana del cáncer gracias a la inteligencia artificial

El cáncer de páncreas es uno de los más mortíferos del mundo, y se prevé que su número aumente. Alrededor de medio millón de personas al año son diagnosticadas con cáncer de páncreas. Una nueva herramienta de inteligencia artificial, desarrollada por investigadores de la Facultad de Medicina de Harvard y la Universidad de Copenhague, podría reducir drásticamente este número.

La IA, que se ha servido de décadas de historiales médicos de pacientes, ha demostrado ser capaz de detectar el desarollo de un cáncer de páncreas con hasta tres años de anticipación en un total de 24 000 pacientes que más tarde desarrollaron cáncer de páncreas.

En su desarrollo también colaboraron el VA Boston Healthcare System, el Instituto Oncológico Dana-Farber y la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard.

Los resultados, publicados el 8 de mayo en Nature Medicine, sugieren que el cribado poblacional basado en IA podría ser útil para detectar a las personas con mayor riesgo de padecer la enfermedad y acelerar el diagnóstico de una dolencia que con demasiada frecuencia se detecta en fases avanzadas, cuando el tratamiento es menos eficaz y los resultados son desalentadores, señalan los investigadores.

En la actualidad no existen herramientas de cribado poblacional del cáncer de páncreas, y sólo las personas con antecedentes familiares y determinadas mutaciones genéticas que predisponen al cáncer de páncreas se someten a un cribado específico. Sin embargo, según los investigadores, estos cribados selectivos pueden pasar por alto otros casos que quedan fuera de esas categorías.

Relacionado: ¿Adivinas cuál fue el artículo más leído de Wikipedia en inglés 2023?

«Una de las decisiones más importantes a las que se enfrentan los médicos en su día a día es saber quién tiene un riesgo elevado de padecer una enfermedad y quién se beneficiaría de más pruebas, lo que también puede implicar procedimientos más invasivos y costosos que conllevan sus propios riesgos», afirma Chris Sander, coinvestigador principal del estudio y miembro de la facultad del Departamento de Biología de Sistemas del Instituto Blavatnik del HMS.

«Una herramienta de IA que pueda centrarse en las personas con mayor riesgo de cáncer de páncreas que más se beneficiarían de pruebas adicionales podría contribuir en gran medida a mejorar la toma de decisiones clínicas».

Aplicado a escala, añadió Sander, este enfoque podría acelerar la detección del cáncer de páncreas, conducir a un tratamiento más temprano y mejorar los resultados y prolongar la vida de los pacientes.

¿Cómo se descubrió este método para detectar antes un cáncer con IA?

El algoritmo de IA se entrenó con dos conjuntos de datos distintos que sumaban un total de 9 millones de registros de pacientes de Dinamarca y Estados Unidos. Los investigadores «pidieron» al modelo de IA que buscara signos reveladores basándose en los datos contenidos en los historiales.

A partir de combinaciones de códigos de enfermedad y del momento en que se producen, el modelo pudo predecir qué pacientes tienen más probabilidades de desarrollar cáncer de páncreas en el futuro. Cabe destacar que muchos de los síntomas y códigos de enfermedad no estaban directamente relacionados con el páncreas ni se derivaban de él.

Relacionado: Las 10 tendencias en IA para 2024, según Forbes

Cuatro modelos de IA

Los investigadores probaron distintas versiones de los modelos de IA para determinar su capacidad de detectar a personas con un riesgo elevado de desarrollar la enfermedad en distintos plazos: 6 meses, un año, dos años y tres años.

En general, cada una de las versiones del algoritmo de inteligencia artificial fue sustancialmente más precisa a la hora de predecir quiénes desarrollarían cáncer de páncreas que las estimaciones actuales de incidencia de la enfermedad en toda la población, definida como la frecuencia con la que se desarrolla una afección en una población durante un periodo de tiempo específico.

Durante el entrenamiento, el algoritmo discernió patrones indicativos del riesgo futuro de cáncer de páncreas basándose en las trayectorias de la enfermedad, es decir, si el paciente padecía determinadas afecciones que se producían en una secuencia determinada a lo largo del tiempo.

Por ejemplo, diagnósticos como cálculos biliares, anemia, diabetes de tipo 2 y otros problemas gastrointestinales auguraban un mayor riesgo de cáncer de páncreas en los tres años siguientes a la evaluación.

Relacionado: ¿Quién es quién en la lista Time 100 AI?

Detección de tumores con IA: un futuro prometedor

Los investigadores advierten de que ninguno de estos diagnósticos por sí solo debe considerarse indicativo o causante de un futuro cáncer de páncreas. Sin embargo, el patrón y la secuencia en que se producen a lo largo del tiempo ofrecen pistas para un modelo de vigilancia basado en IA y podrían incitar a los médicos a vigilar más de cerca a las personas con riesgo elevado o a realizar las pruebas pertinentes.

Una ventaja particular de la herramienta de IA es que podría utilizarse en todos y cada uno de los pacientes de los que se disponga de registros sanitarios e historial médico, y no sólo en aquellos con antecedentes familiares conocidos o predisposición genética a la enfermedad. Esto es especialmente importante, añaden los investigadores, porque muchos pacientes de alto riesgo pueden incluso desconocer su predisposición genética o sus antecedentes familiares.

  • El cáncer de páncreas es una de las principales causas de muerte por cáncer en todo el mundo, con una incidencia cada vez mayor1. El diagnóstico precoz del cáncer de páncreas es un reto clave, ya que la enfermedad suele detectarse en una fase tardía.
  • Aproximadamente el 80% de los pacientes con cáncer de páncreas se diagnostican con enfermedad localmente avanzada o metastásica a distancia, cuando la supervivencia a largo plazo es extremadamente infrecuente (2-9% de los pacientes a 5 años)2. Sin embargo, los pacientes que presentan la enfermedad en un estadio temprano pueden curarse mediante una combinación de cirugía, quimioterapia y radioterapia.
  • Alrededor del 44% de las personas diagnosticadas en las primeras fases del cáncer de páncreas sobreviven cinco años después del diagnóstico, pero sólo el 12% de los casos se diagnostican tan pronto. Los investigadores calculan que la tasa de supervivencia desciende a entre el 2 y el 9 por ciento en aquellos cuyos tumores han crecido más allá de su lugar de origen.
  • Un mejor conocimiento de los factores de riesgo del cáncer de páncreas y la detección en estadios precoces tienen un gran potencial para mejorar la supervivencia de los pacientes y reducir la mortalidad global.

Este artículo es una traducción y adaptación del original publicado en la Harvard Medical School.