Este reportaje fotográfico de imágenes generadas con inteligencia artificial imitando el estilo de Antonio López pretende ser un homenaje a uno de los artistas más influyentes de la historia de España (y el pintor español vivo más cotizado y, en mi humilde opinión, relevante). Antonio López no ha colaborado en la creación de estas imágenes, de las que tampoco es conocedor.

Antonio López sólo le ha dedicado una pintura a Nueva York: una hermosa panorámica desde los cielos. Pero nada más. Y eso que fue la ciudad que le cambió la vida tras una primera exposición «fundamental» en 1965 en la que vendió los suficientes cuadros para dejar el piso de los suegros y poder comprarse una casa en su amada Madrid.

El pintor visitó la Gran Manzana en varias ocasiones, pero el maestro del hiperrealismo centró su obra en su país, siendo quizás sus trabajos más conocidos los cuadros que le dedicó a la capital española.

Los cuadros que ves aquí nunca han existido.

El Nueva York (generado por inteligencia artificial) de Antonio López

Inteligencia artificial de Antonio Lopez Manhattan

Hace unos días, la mirada se me quedó vagando sonámbula sobre una postal que guardo con cariño de la exposición de 2011 (en Madrid, por cierto) en la que descubrí al artista. No sé por qué lo pensé: ¿No sería maravilloso que Antonio López le dedicara un cuadro a Manhattan? ¿Qué aspecto tendría su Nueva York?

Me puse manos a la obra.

Esta selección de cuadros de Nueva York de Antonio López no pretende comunicar, ni mucho menos, la noción de que el artista esté de más. Lejos, lejísimos, queda la intención de transmitir la idea de que la inteligencia artificial ha venido para sustituir el trabajo de pintores, ilustradores, diseñadores y toda estirpe de artistas visuales.

Ahora bien, yo encuentro belleza estética en estas imágenes, y no hay ningún activista anti-IA que pueda cambiar esto. Es comprensible que haya gente que no sienta interés alguno por estas estampas imaginadas de Antonio López. Aunque también sería entendible que a alguien le apeteciera imprimirse alguna. Colgarla de la pared. A mí, con la del edificio Flatiron, me dan ganas de hacerme un póster. Y no pienso pedir perdón.

Nueva York pintada por Anonio Lopez usando inteligencia artificial

Lo que la IA sí va a hacer es complementar: obedeciendo a lógicas estrictamente capitalistas, parece evidente que muchos trabajadores de lo visual van a verse abocados a elegir entre renovarse o cambiar de oficio. Está pasando ya.

Este compendio de imágenes es una mera anécdota fruto de las maravillosas herramientas tecnológicas de las que disponemos hoy, y que habrían sido un sueño hace cosa de tan solo dos años.

El propio Antonio López, en un extraño ejercicio de normalización de las nuevas tecnologías (tan raro de ver por parte de un artista analógico), afirmó el año pasado que «pronto habrá cuadros generados con inteligencia artificial en los museos».

IA de Antonio Lopez

Hay un hecho irrebatible: generar esta colección no habría sido posible sin la excelsa obra de Antonio López, pues la inteligencia artificial usada para intentar recrear (la palabra clave es «intentar») su estilo, ha sido entrenada con las obras del pintor.

Al calor de estas nuevas tecnologías han nacido también nuevas etiquetas. Empiezan a verse sujetos que se autodenominan «ingeniero de prompts» y «artista IA». Algunos incluso se ponen a la defensiva si alguien les «roba» sus creaciones, o si son difundidas sin mencionar al autor.

A mí, que no he dado un brochazo en mi vida, se me presenta exótica y abusiva la idea de pretender ostentar autoría alguna sobre estas imágenes inspiradas en Antonio López.

Nueva York imaginada por una inteligencia artificial al estilo de Antonio Lopez

Y sin embargo.

El proceso de su creación es tan meticuloso (desde luego, dista mucho de un simple apretado de botón), es tanto y tan largo el rato que me he pasado añadiendo y quitando esto y aquello, que puedo entender por qué algunos se ponen nerviosos.

La inteligencia artificial generativa es un milagro técnico para el que no había sitio en ninguna predicción. Jamás he pintado nada, y he creado algo único que nadie más podrá generar de forma idéntica. Se trata de una situación singular.

Manhattan segun Antonio Lopez inteligencia artificial

En la crítica hacia la inteligencia artificial se acostumbra a trabajar con brocha gorda: entusiastas y prohibicionistas gustan de arrinconar a toda una industria floreciente, o bien en el cajón de lo maravilloso o en el de lo execrable.

«Pero cómo se te ocurre hacerle un homenaje a Akira Toriyama usando la inteligencia artificial», dicen muchos neoludistas.

Nueva York segun IA Antonio Lopez

Es esta una lucha romántica, entrañable, inútil. También las primeras cámaras de fotos fueron vilipendiadas y etiquetadas como destructoras del arte.

La generación de imágenes con IA causa tal extrañeza que muchos todavía andan reaccionando con saltos asustados, cual gato que acabase de descubrir en un espejo a su gemelo. Pero ha venido para quedarse, y no hay nada que pueda frenarla. Incluso si se redactan leyes en su contra, seguirá existiendo en la sombra. A este genio ya no es posible devolverlo al interior de la lámpara.

Nueva York nevado inteligencia artificial Antonio Lopez

Que yo, solo y con un ordenador, haya podido generar todas estas imágenes en las que encuentro placer estético no me convierte en un artista.

Manhattan IA de Antonio Lopez

Pero, por favor, ni se te ocurra pretender poner orden sobre lo que puede o no puede gustarme.