¿Qué es Amazon Q y qué pasa con Olympus? Amazon anunció el martes el lanzamiento de Q, un chatbot empresarial basado en inteligencia artificial generativa. El anuncio, realizado en Las Vegas durante la conferencia anual que la compañía organiza para su servicio de computación en la nube AWS, ha sido acogido por la mayoría de los medios como «la respuesta de Amazon a ChatGPT» y el resto de LLMs rivales que han lanzado chatbots a lo largo de 2023. Pero, ¿realmente es así?

Amazon, que ya ha entrenado modelos más pequeños como Titan, se ha asociado con startups de modelos de IA como Anthropic y AI21 Labs, y, según informó Reuters hace unas semanas, trabaja en otro LLM: ¿es que ya nadie se acuerda de Olympus, el modelo entrenado con el doble de parámetros que ChatGPT 4? Dada la opacidad informativa de Amazon, no termina de estar claro si Olympus era el nombre en clave de Q o si, de lo contrario, Q estaría enfocado para los clientes corporativos de Amazon, y Olympus será el verdadero competidor de ChatGPT.

Relacionado: Así son los robots con inteligencia artificial que está usando Amazon

¿Qué es Q, el nuevo LLM de Amazon?

El lanzamiento hace un año de ChatGPT por parte de la startup de San Francisco OpenAI ha revolucionado prácticamente todas las facetas de nuestra vida. Microsoft (principal inversor de OpenAI) y Google llevan meses luchando codo con codo en una batalla por no quedarse atrás en el desarrollo de inteligencia artificial, y a la que están a punto de unirse Samsung y Apple, entre muchas otras. Amazon, faltaría más, no quiere quedarse atrás.

Aunque Amazon aventaja a sus rivales Microsoft y Google como proveedor dominante de computación en la nube gracias a AWS, no es percibido como el líder en la investigación sobre IA que ha dado lugar a avances en la IA generativa. Para paliar esto, en septiembre, Amazon anunció una inversión de 4.000 millones de dólares en la empresa de IA Anthropic, fundada por antiguos empleados de OpenAI (y en la que también participa Google). Pero no se ha quedado ahí.

Su nuevo LLM, bautizado sencillamente como Q, puede realizar las clásicas tareas que ya hemos visto en otras IAs como ChatGPT, Anthropic o Bard. Entre estas funciones, Amazon destacó en su presentación de ayer las de «sintetizar contenidos, agilizar comunicaciones cotidianas y ayudar a los empleados con tareas como la generación de entradas de blog».

Lo que nos llama la atención es el énfasis en el enfoque empresarial: las empresas también podrán, dice Amazon, conectar Q a sus propios datos y sistemas para obtener una experiencia a medida que sea más relevante para su negocio. ¿Es esta especial atención al uso interno de Q en empresas una amenaza para la enorme acogida que ha tenido ChatGPT dentro y fuera del mundo empresarial?

¿Y si el verdadero rival de ChatGPT por parte de Amazon se llama Olympus?

IA de Amazon

Insistimos: ¿es que ya nadie se acuerda de Olympus? La noticia del desarrollo de este LLM, publicada este mismo mes, parece haber caído en el olvido tras la presentación ayer de Q.

Aunque no hay demasiada información sobre Olympus, un ambicioso LLM en el que Amazon está trabajando paralelamente (así como Google prepara Gemini a pesar de haber lanzado Bard) todo apunta a que es este, y no Q, el que de verdad aspira a convertirse en el mayor modelo de IA y por lo tanto, el auténtico rival de ChatGPT (a no ser que Q sea el propio Olympus, cosa que parece improbable, pero que, debido a la falta de información, tampoco podemos desechar).

Uno de los aspectos que más se han destacado de Olympus es que está siendo entrenado con 2 billones de parámetros, el doble que el GPT-4 (si bien hay expertos que han advertido de que los modelos más grandes no son necesariamente más capaces que los que tienen menos parámetros).

AWS también anunció ayer dos nuevos chips de IA disponibles para sus clientes: Trainium2, un chip para entrenar modelos de inteligencia artificial, y también ofrecerá acceso a las unidades de procesamiento gráfico H200 Tensor Core de nueva generación de Nvidia. Por otro lado, confirmó que AWS albergará un clúster informático especial para uso de los clientes y de Nvidia.

(Relacionado: La importancia de Nvidia en el mundo de la inteligencia artificial)

El acceso a procesadores potentes es un componente esencial para construir grandes modelos lingüísticos, y Amazon, Google y varias startups compiten con Nvidia, cuyas GPU son estándar en los proyectos de IA. Aunque, como podemos ver, Amazon y Nvidia están formalizando cada vez más un matrimonio muy poderoso. Que nadie se equivoque: Amazon (como Apple) quizás no esté haciendo mucho ruido en la industria de la inteligencia artificial. Todavía.